Bolsos contra la contaminación

Una buena forma de conservar el medio ambiente, es que los fabricantes, dediquen sus materiales productivos a productos que no dañen la naturaleza en cuanto a contaminación. Dañamos el medio ambiente a través del agua, la tierra y el aire, desechando productos nocivos para el planeta. Una buena forma de contribuir con esta lucha, es redimir productos como el plástico, un material, con el que se elaboran toda clase de utensilios.

Las bolsas de plástico, son utilizadas en muchísimos comercios para el transporte de la compra, este material no es nada fácil de que se degrade, pues tarda unos 200 años para ello. De esta forma se acumula y acumula, dando lugar a desastres naturales. Hace unos años, se está instaurando el uso de las bolsas biodegradables, de papel o tela para fomentar esta clase de utilización.

La diseñadora Anya Hindmarch, a través de la organización We Are What We Do, se unieron para el diseño de una bolsa de tela, la cual, llevaba impresa la frase “I´m not a plastic bag” (“no soy una bolsa plástica”). Esta iniciativa, daba lugar para recoger fondos contra la lucha de este mismo tema.

Esta bolsa, fue acogida rápidamente, llegando al agotamiento del producto y poniéndose de moda. Se llegó a crear una colección de línea de bolsos con ellas. Una bonita forma de proteger la naturaleza que muchas marcas podrían adoptar y pasar sus productos a los materiales reciclables, favoreciendo así el medio ambiente a través de la moda.

Poco a poco, los diseñadores se van concienciando y actualmente se confecciona muchas clases de telas orgánicas.

Escrito por | 3 de noviembre de 2011 | 0 comentarios
Categorias: Bolsos ecologicos | Etiquetas: , ,

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta