Loewe

Recuerdo que el año pasado, en un viaje a Mallorca,  paseando por una de sus avenidas, mi marido y yo nos topamos con las tiendas de más prestigio en cuanto a moda y complementos se refiere. Loewe, Carolina Herrera, Vuitton, etc. Aquello parecía Rodeo Drive en Beverly Hills, pero con más clase si es posible.

Disfruto de los bolsos como la que más, con modelos exclusivos de Furla, Tous, Biasia, pero hay una firma en concreto que me trastorna mis sentidos. Esa es Loewe.

La historia de esta casa de artículos de lujo se remonta al año 1846, en el que se creó un taller sencillo en Madrid, pero no fue hasta que llegó en 1872 Enrique Loewe, un artesano alemán, que se asocia al taller de marroquinería. A partir de 1892 la firma empezó a alcanzar notoriedad entre el gran público.

Maravillosos diseños, recios y sencillos, totalmente fuera de mi alcance, lo cual hace que sea más apetecible. Sus vibrantes colores atrajeron mi atención desde la puerta, y aun sabiendo que saldría con las manos vacías, me atreví a entrar para admirar el ambiente que rodeaba dichas joyas de piel. El olor característico del cuero me invitó a acercarme un poco más, hasta que probé su tacto, y puedo decir que desde entonces no he podido dejar de soñar con tener uno genuino.

Cada mujer ha de tener sus propios caprichos e ilusiones. Quizá un día logremos conseguirlos, o quizá no, pero oye, ¡de ilusión también se vive!

Escrito por | 9 de septiembre de 2011 | 0 comentarios
Categorias: Bolsos Otoño-Invierno y Bolsos por catalogo y General | Etiquetas: , , ,

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta